Bibliomed jul 2017: Linfoma. Diagnóstico, prevención y control

La Biblioteca Médica Nacional pone a disposición de los usuarios el boletín Bibliomed, el cual brinda información bibliográfica actualizada acerca de las primeras causas de muerte y los principales problemas de salud del país que responde a las directrices del Ministerio de Salud Pública de Cuba. El Número 7 del Volumen 24 del mes de julio de 2017 tiene como tema: Linfoma. Diagnóstico, prevención y control.

Editorial

Los linfomas constituyen una variedad de lesiones malignas que varían con respecto a sus hallazgos genéticos, presentación clínica, abordajes terapéuticos y presentación. Se dividen en dos grandes grupos: linfoma de Hodgkin (LH) y linfoma no Hodgkin (LNH).

La incidencia del LH varía de forma considerable en todo el mundo; las mayores tasas se encuentran en América del Norte y Europa, donde se producen unos 20 000 casos nuevos cada año. Representa aproximadamente el 20% de todos los linfomas, es el cáncer más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, y el tercero en frecuencia en menores de 15 años.

Aunque la etiología del LH es desconocida, se han identificado dos importantes factores que aumentan la probabilidad de padecer la enfermedad, como son: la infección por el virus de Epstein-Barr (VEB) y la infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Actualmente, el tratamiento del LH tiende a ajustarse al riesgo de la enfermedad con el fin de conseguir la máxima eficacia con la menor toxicidad posible.

Por su parte, el LNH supone alrededor del 60% de los linfomas infantiles y es el segundo cáncer más frecuente entre los 15 y los 35 años según indica el Nelson. Tratado de pediatría, en su edición del 2016. A diferencia del LNH en adultos, que suele ser poco agresivo, el LNH infantil es habitualmente de alto grado y agresivo.

La causa de los LNH es desconocida, pero se ha demostrado el rol favorecedor de la inmunodepresión, algunos patógenos (virales o bacterianos), así como factores ambientales (pesticidas). El riesgo de aparición es también mayor en la familia de un paciente afectado por un LNH. Cabe resaltar además, que el tratamiento de los LNH se ha modificado en los últimos años gracias a los anticuerpos monoclonales anti-CD20.

En sentido general, el diagnóstico de un linfoma debe ser histológico. Siempre que sea posible se recomienda tomar muestra ganglionar, ya que el ganglio linfático es el origen del linfoma y es en la adenopatía donde se realizará con mayor seguridad tanto el diagnóstico como caracterización detallada del linfoma. En cuanto al género, existe un ligero predominio de LNH y LH en hombres sobre las mujeres.

En Cuba, el Anuario Estadístico de Salud 2016 reporta que en el 2013, la incidencia de linfomas en el sexo masculino fue de 623 casos, en tanto en el sexo femenino fue de 501 casos. El país tiene entre sus líneas estratégicas el desarrollo de tratamientos vacunales para enfrentar la enfermedad.

A continuación, se presenta bibliografía actualizada sobre el diagnóstico, prevención y control del linfoma.

Lic. Sonia Santana Arroyo
Diseminación Selectiva de Información (DSI)
Biblioteca Médica Nacional.
Cuba